Eficacia y seguridad del mazindol

Ano de publicação: 2016

ANTECEDENTES Y CONTEXTO:

El mazindol es un estimulante central imidazólico, de efecto similar a las anfetaminas, utilizado fundamentalmente como anorexígeno y también para el tratamiento de otras patologías. Produce excitabilidad, irritabilidad y aumenta el riesgo cardiovascular; también genera rápida tolerancia, dependencia y un alto potencial de abuso. En la actualidad el uso de mazindol es controvertido y ha sido retirado del mercado en la mayoría de los países.

OBJETIVO:

Evaluar la seguridad y la eficacia del mazindol en la práctica clínica.

MÉTODO:

Revisión sistemática de la bibliografía obtenida en las bases de datos de estudios publicados desde 1975 a 2016, sin restricción de lenguaje y que evaluaran la eficacia y/o seguridad de mazindol en seres humanos.

RESULTADOS:

Cumplieron las condiciones de inclusión 20 estudios de un total de 338 encontrados: cuatro revisiones sistemáticas, un metaanálisis, siete ICCAs, tres guías de práctica clínica, dos series de casos, una revisión narrativa, un estudio observacional de corte transversal y un estudio descriptivo. Los estudios incluidos carecen de potencia suficiente para evaluar la eficacia y seguridad del mazindol para los puntos finales evaluados con excepción del tratamiento de la narcolepsia o narcolepsia/cataplexia.

En síntesis:

-Obesidad Refractaria: Los estudios presentan un limitado número de pacientes y del tiempo de seguimiento. Son de baja calidad metodológica y reportan severos eventos adversos; -Diabéticos con sobrepeso: hay fuerte evidencia para desaconsejar su uso; -Sindrome de Prader Willi: no demostró eficacia; -Distrofia muscular de Aran-Duchenne: no demostró eficacia a los nueve meses de seguimiento; -Narcolepsia y Narcolepsia/Cataplexia: es efectivo, redujo a la mitad o menos la frecuencia de la parálisis del sueño, constituyendo una segunda opción terapéutica luego del modafilino, metilfenidato, oxibato sódica; -Prevención de la recaída en el consumo de cocaína: no hay evidencia de eficacia; -Efectos adversos: los más frecuentes se circunscriben a los sistemas cardiovascular, gastrointestinal y nervioso. Son moderados a severos. El 84% de las notificaciones al Sistema Nacional de Farmacovigilancia están vinculadas a preparaciones magistrales con mazindol.

CONCLUSIONES:

Las evidencias disponibles, en términos de eficacia, efectividad y riesgo/beneficio, no justifican el uso del mazindol en el tratamiento de la obesidad y de las demás condiciones analizadas a lo largo de esta revisión, excepto para su empleo en el tratamiento de la narcolepsia o narcolepsia/cataplexia como droga de segunda línea cuando los pacientes no responden a modafinilo, metilfenidato u oxibato sódico.(AU)

Mais relacionados