Respuesta ultrarrápida de tecnología sanitaria: Acotiamida

Ano de publicação: 2017

INTRODUCCIÓN:

La dispepsia funcional es un síndrome clínico caracterizado por la presencia de síntomas originados en el tracto gastrointestinal en ausencia de enfermedades orgánicas, sistémicas y metabólicas, entre otras.

El comité de Roma III recomienda la siguiente definición de dispepsia:

“Síntoma o conjunto de síntomas que la mayoría de médicos consideran tienen su origen en la región gastroduodenal y añade: siendo estos síntomas la pesadez postprandial, la saciedad precoz y el dolor o ardor epigástrico, que deben estar presentes por 4 semanas o más.

De acuerdo al consenso Roma III los síntomas incluidos son:

sensación de plenitud postprandial, saciedad temprana, epigastralgia y ardor epigástrico.

La dispepsia funcional se subdivide en 2 categorías:

síndrome de distress postprandial inducido por la comida y síndrome doloroso epigástrico.

Las opciones terapéuticas incluyen:

supresión de la secreción gástrica y agentes procinéticos. La acotiamida actúa como antagonista de los receptores muscarínicos M1 y M2, inhibidor de la acteilcolinesterasa y relajante fúndico.

EPIDEMIOLOGÍA:

La prevalencia de la dispepsia en la población general depende de los criterios utilizados para su definición y de la metodología aplicada para obtener dicha información. En un estudio realizado en España se estimó que el 39% de la población había presentado síntomas dispépticos alguna vez en su vida, causando el 8,2% de las consultas en atención primaria y hasta el 40% de las consultas a los especialistas gastroenterólogos. La prevalencia anual de dispepsia en EE.UU. y otros países occidentales es de aproximadamente 25%. La prevalencia de dispepsia no investigada en Argentina es de 40%. Un 9% de la población tiene asociada enfermedad por reflujo gastroesofágico y otro 9% presenta superposición con síndrome de intestino irritable. Por lo tanto, un 22% de la población presenta síntomas puros de dispepsia.

METODOLOGÍA:

Se realizó una búsqueda en Pubmed, Clinical trials.gov, Cochrane database, NICE (National Institute for Health and Care Excellence) y en agencias reguladoras de países de alta vigilancia. Asimismo, se tuvo en consideración la información aportada por el solicitante.

La estrategia de búsqueda fue:

acotiamide AND functional dyspepsia.

Límites:

seres humanos, sin restricción de lenguaje, ensayos clínicos, revisiones sistemáticas y metaanálisis. De la búsqueda realizada, se encontraron: una (1) revisión sistemática (RS) y metaanálisis (MA) y dos (2) estudios de fase 3 que se encuentran incluidos en el MA.

CONCLUSIÓN:

La acotiamida es una opción terapéutica efectiva frente al placebo, y puede ser considerado su uso en pacientes con dispepsia funcional que no responden a la terapéutica habitual. La dosis propuesta es 100 mg por vía oral tres veces por día. No representa la única opción terapéutica en las condiciones para las que está indicada. Nada obsta para su importación, quedando su uso e indicación bajo estricta responsabilidad del médico tratante.

Mais relacionados