Reactivos de inmunohistoquímica para diagnóstico diferencial oncológico de neoplasias del sistema nervioso central

Ano de publicação: 2021

INTRODUCCIÓN:

El Departamento de Equipo Funcional de Patología Quirúrgica y Necropsia del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, en relación a nuevos reactivos de inmunohistoquímica para diagnóstico oncológico de tumores del sistema nervioso central, ha solicitado la opinión técnica de la UFETS. 2. Existen neoplasias del sistema nervioso central que presentan una pobre respuesta al tratamiento estandarizado y un peor pronóstico, por lo cual ameritan un diagnóstico eficaz y temprano. Los marcadores para inmunohistoquímica H3 K27M, H3 K27m3, GAB-1, YAP-1, H3.3G34R y MAP-2 permitirían un diagnóstico más eficaz e incluso influiría en su tratamiento y seguimiento.

Estrategia de búsqueda de información:

a) Pregunta Clínica: Sección A: SNC: En la población con tumores de SNC, ¿Cuál es la utilidad de los marcadores de H3 K27m3, GAB-1, YAP-1, H3.3G34R y MAP-2 como diagnóstico oncológico en tumores del SNC? b) Recolecciòn de los Manuscritos a Revisar: Tipos de estudios: La estrategia de búsqueda sistemática de información científica para el desarrollo del presente informe se realizó siguiendo las recomendaciones de la Pirámide jerárquica de la evidencia propuesta por Haynes y se consideró los siguientes estudios: Sumarios y guías de práctica clínica. Revisiones sistemáticas y/o meta-análisis. Ensayos Controlados Aleatorizados (ECA) Estudios Observacionales (cohortes, caso y control, descriptivos) No hubo limitaciones acerca de la fecha de publicación o el idioma para ningún estudio.

DISCUSION:

Tomando los criterios para un marco de valor de la Health Technology Assessment International (2018)13 para la toma de decisiones y formulación de la recomendación, se encontró una serie de estudios de los cuales no se encontraron revisiones sistemáticas ni estudios diagnósticos. La calidad de evidencia evaluada con metodología GRADE fue baja en todos los estudios evaluados, considerando el diseño de estudio observacional, y por el pequeño tamaño de las muestras estudiadas. Esta valoración indica que los resultados obtenidos en el mundo real por la aplicación de estas tecnologías pueden ser significativamente diferentes a los resultados diagnósticos de los estudios presentados. Los estudios que evaluaron el H3K27M y H3K27me3 evaluaron la utilidad diagnóstica de los anticuerpos para detección de estas mutaciones. El diagnóstico de glioma de línea media con mutación K27M permite reconocer una entidad de peor pronóstico y sólo se logra con la aplicación de estos marcadores. Si bien existe una cantidad limitada de evidencia, los estudios llevados por Tina Huang y col. evaluaron el rendimiento diagnóstico de estos marcadores comparándolos con estudios de mutación en muestras de tejido con diagnóstico de glioma (n=69) y tejido sano (n=4) en población pediátrica. Otro estudio por Sriram Venneti y col. tomaron como población 290 muestras de cáncer con mutación H3F3A K27M conocida. Los estudios reportan una sensibilidad 100% y una especificidad 100% para el marcador H3K27M y Sriram Venneti reportó una sensibilidad 100% y especificidad 98% para H3K27me3. Ambos marcadores cuentan con una utilidad diagnóstica importante su aplicación permitiría diagnosticar precozmente una enfermedad con mal pronóstico en edad pediátrica y adulta. El GAB-1 y el YAP-1 intervienen en el proceso de desarrollo del cáncer a nivel de sistema nervioso central. La detección de ambas mutaciones por inmnohistoquimica permite la clasificación molecular del meduloblastoma en SHH, WNT y no-SHH/WNT. El determinar el subtipo molecular es importante ya que cada uno cuenta con un pronóstico diferente y su reconocimiento permitiría realizar un mejor diagnóstico y hasta influir en el tipo de tratamiento que recibiría. David W. Ellison y su equipo reconocer al meduloblastoma como una enfermedad heterogenea y a través de inmunohistoquímica determinan los subtipos de meduloblastoma en una cohorte de 235 muestras en pacientes de un rango de edad 0.4 – 52 años. Los subtipos moleculares SHH, WNT, y no SHH/WNT correspondían al 31%, 14%, y 55% de los casos. Hye Sook Min y col. evaluaron la detección de mutaciones a través de anticuerpos para inmunohistoquímica en cada subtipo molecular de meduloblastoma. El GAB-1 fue hallado en el 100% de los subtipos SHH y en sólo el 25% del subtipo WNT. El YAP-1 se encontró en el 50% de los subtipos WNT, el 80%de SHH y sólo el 2% en los subtipos no-SHH/WNT. Ambos marcadores son relevantes para poder clasificar adecuadamente cada subtipo molecular de meduloblastoma. Las mutaciones H3.3G34R y MAP-2 están asociadas con la progresión de enfermedad oncológica. Farhana Haque y col. evaluaron la eficacia de la inmunotinción para la detección de H3.3G34R en una cohorte de 22 muestras de tumores incluidos en parafina con mutación H3.3 G34R conocida. 17 eran tumores supratentoriales de alto grado, 2 gangliomas anaplasicos, 2 oligoastrocitomas grado III y 1 glioma de alto grado. La IHC detectó con éxito la proteína mutante correspondiente en todos los casos (11/11 G34R). Los resultados demostraron una concordancia adecuada entre estudio diagnóstico con inmunohistoquímica y estudio mutacional correspondiente. Se reportó una sensibilidad del 100% y especificidad del 98% para diagnóstico. Con respecto al estudio de inmunohistoquímica del MAP-2, Ingmar Blümcke y su grupo de estudio demostraron que el análisis por inmunohistoquímica presentó una sensibilidad del 98% y una alta especificidad para la detección de esta mutación, la cual está asociada con la progresión de tumores astrocíticos de alto grado en el sistema nervioso central. En este momento el INEN no cuenta con marcadores que puedan diagnosticar los gliomas de línea media con mutación K27M, una entidad de pobre repuesta al tratamiento y peor pronóstico y que por ende ameritaría un diagnóstico precoz. De la misma forma, la clasificación molecular de los meduloblastomas es algo importante. Cada subtipo molecular cuenta con un pronóstico diferente lo cual podría impactar en el tratamiento y la forma de seguimiento de los pacientes. Tampoco se cuenta con una forma de detección de la mutación 3.3 G34R y el MAP-2 cuenta con una alta eficacia diagnóstica para el diagnóstico de astrocitomas de alto grado. Ninguno de estos procedimientos diagnósticos está siendo realizado en este momento por lo cual la aplicación de estos marcadores supone un impacto positivo al considerar la población de pacientes diagnosticados que contarían con un tratamiento adecuado. Todos estos marcadores se integrarían al arsenal diagnóstico, sin reemplazar otro marcador que ya se esté aplicando en el INEN. El impacto económico de esta prueba para el INEN es incierto y es necesario realizar un análisis de impacto presupuestario para estimar cuantitativamente el gasto sanitario del uso de esta prueba en la población con linfomas.

CONCLUSIONES:

Algunas patologías oncológicas del sistema nervioso centran tienen una mala respuesta al tratamiento convencional, lo cual les da un peor pronóstico y un curso más agressivo. Los marcadores H3 K27M y H3 K27m3 presentan una alta sensibilidad y especificidad para el diagnóstico de gliomas de la línea media con mutación K27M. Esta entidad cuenta con una peor respuesta a tratamiento y peor pronóstico. Su detección temprana podría permitir un mejor tratamiento y optimizar las pautas de seguimiento. Los marcadores H3.3G34R y MAP-2 reconocen mutaciones que intervienen con el desarrollo del cáncer. Ambos cuentan con una alta sensibilidad y especificidad para el diagnóstico de tumores astrocíticos de alto grado. Los marcadores GAB-1 y YAP-1 se utilizan para determinar los subtipos moleculares de meduloblastoma, teniendo el GAB-1 una sensibilidad alta para el tipo SHH. Cada subtipo molecular de meduloblastoma cuenta con un pronóstico diferente lo cual podría influenciar en la forma de tratamiento que recibirían. Los marcadores de inmunohistoquímica permitirían un eficaz y temprano diagnóstico, lo cual influiría positivamente en el pronóstico de los pacientes con estas patologías, las cuales hasta la fecha no han sido diagnosticadas adecuadamente.

Mais relacionados