Bendamustina como primera línea de tratamiento en Linfoma no Hodgkin Indolente

Ano de publicação: 2019

CONTEXTO CLÍNICO:

El linfoma es una neoplasia que se origina a partir del crecimiento anormal de los linfocitos, los cuales forman parte del sistema inmunológico. Es la neoplasia sanguínea más frecuente. Clásicamente, se dividen en dos grandes grupos: linfoma de Hodgkin (LH) y linfoma no Hodgkin (LNH). El LNH es uno de los cánceres más frecuentes en todos los grupos etarios. El riesgo de padecer LNH aumenta a lo largo de la vida, y más de la mitad de los pacientes tienen 65 años o más al momento del diagnóstico. Hay más de 60 tipos de NHL y pueden comportarse de formas muy diferentes. La evaluación clínica del LNH generalmente involucra una evaluación del tipo de célula afectada (células B o T, siendo las células B más comunes), evaluación microscópica de las células (bien agrupadas: foliculares o dispersas: difusas), presencia de marcadores de superficie, presencia de câmbios genéticos específicos en las células y etapa de la enfermedad.

TECNOLOGÍA:

La bendamustina es un agente antitumoral alquilante con efecto antineoplásico. Induce la formación de enlaces cruzados de las cadenas de ADN alterando sus funciones de síntesis y reparación. Esto lleva a la muerte celular por diferentes vías. También altera la división celular mediante la regulación en menos de los puntos de control mitóticos.

OBJETIVO:

El objetivo del presente informe es evaluar la evidencia disponible acerca de la eficacia, seguridad y aspectos relacionados a las políticas de cobertura del uso de bendamustina para linfoma no Hodgkin indolente como primera línea de tratamiento.

MÉTODOS:

Se realizó una búsqueda en las principales bases de datos bibliográficas, en buscadores genéricos de internet, y financiadores de salud. Se priorizó la inclusión de revisiones sistemáticas (RS), ensayos clínicos controlados aleatorizados (ECAs), evaluaciones de tecnologías sanitarias (ETS), evaluaciones económicas, guías de práctica clínica (GPC) y políticas de cobertura de diferentes sistemas de salud.

RESULTADOS:

Se incluyeron un ECAs (dos publicaciones de un mismo ECA), dos RS, cuatro GPC, tres informes de ETS y nueve informes de políticas de cobertura de bendamustina en primera línea de tratamiento de LNH indolente.

CONCLUSIONES:

Evidencia de moderada calidad señala que bendamustina asociada a rituximab como primera línea de tratamiento en el linfoma no Hodgkin indolente prolonga la sobrevida libre de progresión a cinco años (65,5% vs 55,5%) en comparación con los esquemas tradicionales (R-CHOP y R-CVP), aunque no se observaron beneficios en sobrevida global. Asimismo, no presentó diferencias en la tasa de infecciones al compararlo con otros agentes. Algunas de las guías de práctica clínica lo incluyen entre las alternativas terapéuticas para ciertos tipos de linfoma. No presenta aprobación para esta indicación por ninguna de las agencias regulatorias relevadas (en linfoma no Hodgkin indolente solo está aprobado para casos refractarios o recaídos). No se encontraron estudios de costo-efectividad o análisis de impacto presupuestario, aunque su costo es marcadamente superior que el de sus comparadores.

Mais relacionados