Informe de evaluación científica basada en la evidencia disponible: artritis psoriásica

Ano de publicação: 2017

INTRODUCCIÓN:

Artritis psoriásica en un tipo de artritis inflamatoria que causa dolor en las articulaciones, inflamación y rigidez en personas con psoriasis. Psoriasis es una condición crónica, en la cual gruesas áreas de la piel se inflaman tomando un color rojizo que usualmente van acompañados de descamación. La mayoría de las personas que desarrollan artritis psoriásica primero presentan síntomas en la piel y luego desarrollan los síntomas de la artritis. Los principales síntomas de las artritis psoriásica incluye dolor y sensibilidad en las articulaciones, movilidad reducida o rigidez en las articulaciones o en la espalda, y en algunos casos rigidez matutina por más de 30 minutos, descamación de la piel y uñas descoloradas, quebradizas y picadas. Aún no se ha identificado la causa exacta de esta enfermedad, sin embargo, se sospecha que puede ser debido a una combinación de factores genéticos, inmunológicos y del medio ambiente. Afecta a mujeres y hombres por igual, con una incidencia de 6 por cada 100.000 habitantes por año y con una prevalencia de 1 a 2 por cada 1.000 habitantes(1–6) de la población general. Al considerar la población de pacientes con psoriasis se estimó una prevalencia de entre un 4 a un 30%(6–11). Estas estimaciones presentan algunas limitaciones según lo reportado en la revisión sistemática realizada en el 2008, la cual encontró una variabilidad notoria en las incidencias y prevalencias reportadas para la población general, éstas diferencias pueden deberse a diferentes definiciones, así como también a diferentes situaciones geográficas.

TECNOLOGÍAS SANITARIA DE INTERÉS:

Adalimumab: Cuenta con registro en ISP para la condición evaluada.

El ISP indica que:

se indica para reducir los signos y síntomas de artritis activa en pacientes con artritis psoriásica (APs). Ha mostrado que reduce la tasa de progresión de daño articular periférico estructural y mejora la función física. Humira® se puede utilizar solo o en combinación con DMARDs.

Certolizumab:

Cuenta con registro en ISP para la condición evaluada.

El ISP indica que:

en combinación con Metotrexato, está indicado para el tratamiento de pacientes adultos con artritis psoriásica activa, cuando la respuesta a terapia previa con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAMEs) haya sido inadecuada.

Golimumab:

Cuenta con registro en ISP para la condición evaluada.

El ISP indica que:

Artritis psoriásica (APs): Simponi®, solo o en combinación con MTX, está indicado en el tratamiento de artritis psoriásica activa y progresiva en pacientes adultos cuando la respuesta al tratamiento previo con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAMEs) no ha sido adecuada.

Infliximab:

Cuenta con registro en ISP para la condición evaluada.

El ISP indica que:

Remicade® está indicado en el tratamiento de artritis psoriásica activa y progresiva en pacientes adultos cuando la respuesta a la terapia previa con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad no ha sido adecuada. Deberá administrarse en combinación con metotrexato o en monoterapia en pacientes que presenten intolerancia a metotrexato o en los que este contraindicado metotrexato.

Secukinumab:

Cuenta con registro en ISP para la condición evaluada.

El ISP indica:

solo o en combinación con metotrexato (MTX), está indicado para el tratamiento de la artritis psoriásica activa en pacientes adultos que han mostrado una respuesta inadecuada a tratamientos previos con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad.

Ustekinumab:

Cuenta con registro en ISP para la condición evaluada.

El ISP indica que:

solo o en combinación con Metotrexato, está indicado para el tratamiento de la artritis psoriásica activa en pacientes adultos cuando la respuesta a tratamientos previos no biológicos con medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME) ha sido inadecuada.

EFICACIA DE LOS TRATAMIENTOS:

Las conclusiones con respecto a la efectividad de los tratamientos considerados es que, en cuanto a: Ustekinumab: El uso de ustekinumab lleva a una mejora en las escalas ACR 20, PASI 75, DAS-28 y HAQ-DI Ustekinumab probablemente no se asocia a eventos adversos graves.

Certolizumab:

El uso de certolizumab lleva a una mejora en las escalas ACR 20, PASI 75 y HAQ-DI Probablemente el uso de certolizumab se asocia a una mayor tasa de eventos adversos serios.

Secukinumab:

El uso de secukinumab en artritis psoriásica lleva a una mejora en diferentes escalas relacionadas con la actividad de la enfermedad y los síntomas. El uso de secukinumab en artritis psoriásica probablemente no se asocia a eventos adversos graves. La certeza de la evidencia es moderada.

Golimumab:

El uso de golimumab lleva a una mejora en las escalas ACR 20, PASI 75 y HAQ-DI Probablemente el uso de golimumab se asocia a una mayor tasa de eventos adversos serios.

Infliximab:

El uso de infliximab probablemente lleva a una mejora en las escalas ACR 20, PASI 75 y HAQ-DI. El uso de infliximab podría asociarse a eventos adversos graves, pero la certeza de la evidencia es baja.

Adalimumab:

El uso de adalimumab lleva a una mejora en las escalas ACR 20, PASI 75, y HAQ-DI. El uso de adalimumab podría no asociarse a eventos adversos graves, pero la certeza de la evidencia es baja.

EVALUACIÓN ECONÓMICA:

En referencia a los estudios de costo-efectividad encontrados, a pesar de que hacen uso de diferentes comparadores, se aprecia que tienden a concluir que las diversas terapias con biológicos serían costo-efectivas. Sobre la base de las recomendaciones de los diferentes países, se podría concluir que no existe una fuerte diferenciación de los tratamientos en base a su efectividad y seguridad, y el costo de los mismos sería la razón más influyente para financiar uno u otro. Las herramientas más usadas para llevar esto a cabo parecen ser los acuerdos de precios, pero también se encontraron acuerdos sobre umbrales máximos de costo anual del tratamiento, que sobrepasado, el proveedor debería reembolsar en un porcentaje. Se aprecia, además, que se han tendido a aprobar todos los tratamientos, con algunas variaciones en las restricciones clínicas establecidas.

ALTERNATIVAS DISPONIBLES:

Terapias no farmacológicas, entre otras. Ejercicio físico, terapia física y ocupacional; reducción de peso; educación del paciente. Terapias farmacológicas. -Drogas antirreumáticas modificadoras de la enfermedad convencionales, tales como: metotrexato, leflunomida, apremilast. -Drogas antirreumáticas modificadoras de la enfermedad alternativas, como: sulfasalazina, azatioprina, ciclosporina. -Agentes usados primeramente para el tratamiento de psoriasis, como: psoraleno más radiación ultravioletade gran longitud de onda y derivados de ácido retinoico. -Otros agentes biológicos como abatacept. -Otros inhibidores del Factor de Necrosis Tumoral alfa: etanercept.

RESULTADOS DE LA BÚSQUEDA DE EVIDENCIA:

La artritis psoriásica es una artritis inflamatoria sin etiología clara, asociada al diagnóstico de psoriasis, donde la mayoría de los pacientes son seronegativos para el factor reumatoídeo. Actualmente existen algunas alternativas para su tratamiento, principalmente en base a medicamentos probados para artritis reumatoide. En el último tiempo se ha estudiado con mayor profundidad la eficacia de nuevos medicamentos en pacientes con artritis psoriásica, en especial para aquellos que son resistentes al tratamiento inicial, ya sea con antiinflamatorios no esteroidales, fármacos modificadores de enfermedad tradicionales (por ej. metotrexato), o fármacos biológicos (por ej. inhibidores de TNF). Dentro de estas nuevas alternativas se encuentra el ustekinumab, un inhibidor de IL-12 e IL-23; certolizumab, un inhibidor de TNF; secukinumab, un inhibidor de IL-17a; golimumab, un inhibidor de TNFα que se une a la forma soluble y transmembrana de esta molécula; infliximab, un inhibidor de TNF; y, adalimumab, un inhibidor de TNF.

Mais relacionados