Tiempo de espera de atención en emergencias

Publication year: 2015

INTRODUCCION:

El tiempo que transcurre desde que un paciente acude al servicio de emergencia hasta cuando recibe atención sanitaria o en su defecto, hasta cuando se retira del mismo sin recibir atención alguna; es parte de los indicadores de mejora en los procesos de atención en los establecimientos de salud. Varios esfuerzos se han llevado a cabo en muchos países, para agilitar el proceso de atención y por tanto la calidad de los servicios.

OBJETIVO:

Evaluar la evidencia disponible para estimar el tiempo desde que un paciente llega al servicio de emergencia hasta que recibe atención médica o en su defecto, hasta cuando se retira del mismo sin recibir atención alguna, según la experiencia de diferentes servicios de emergencia a nivel internacional. METODOLOGÍA: Se utilizaron las bases informáticas de evidencia médica científica a través de Tripdatabase y PubMed. Los límites y criterios de inclusión fueron: información disponible de los últimos 5 años, guías de práctica clínica, meta-análisis y revisiones sistemáticas.

RESULTADOS:

El tiempo de espera desde que un paciente acude al servicio de emergencia (SE) hasta que decide dejarlo, sin recibir atención varía de acuerdo al país de referencia. Una revisión sistemática (RS) realizada por Kennedy et al. en el 2008, incluyó varios estudios realizados en América, Asia, Australia y Reino Unido; Lee et al.2 en Hong Kong y Taiwán informaron que el 56% y el 58% de los pacientes, respectivamente, dejaron el servicio de emergencia sin llegar a recibir atención en un plazo de 60 minutos desde su registro; por otra lado, hasta el 96% de todos los pacientes del estudio dejaron el servicio en las 2 primeras horas de tiempo de espera sin recibir atención alguna. Khanna et al.3 llevaron a cabo un estudio en el Reino Unido, que informó que el 58% de los pacientes dejaron el SE, con un tiempo medio de 2,44 horas. Bindman et al.4 en el Hospital General de San Francisco informaron que sólo el 5% de los pacientes abandonaron el SE en la primera hora; y que el tiempo medio transcurrido hasta que los pacientes abandonaron el SE sin recibir atención fue de 3 horas y 30 min. Baker et al.5 en Torrance, California reportaron que el tiempo de espera para los pacientes que abandonaron el SE sin recibir atención fue de 6.4 h. Otro estudio realizado en el Hospital de Niños de Ontario, Canadá identificó una media de tiempo de 1,5 horas. La marcada diferencia en los tiempos de espera es observada incluso entre países de la misma región. En una encuesta internacional realizada en 11 países desarrollados en el 2010 (Australia, Canadá, Francia, Alemania, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia, Suiza, Estados Unidos, Reino Unido), evidenció que en Canadá era más probable el uso de un SE en los 2 últimos años (44% frente a 37% en Estados Unidos) y por tanto informar el tiempo de espera antes de recibir atención de 4 horas o más (31%, frente al 13% en los Estados Unidos. Los tiempos de espera pueden variar de acuerdo a la demanda creciente de los SE y a la zona en la cual los servicios están disponibles. Un estudio realizado en los Estados Unidos identificó que entre 2003 y 2009, la media de tiempo de espera en los SE de los Estados Unidos hasta recibir atención se incrementó en 25% (46,5 minutos a 58,1 minutos); la media de tiempo de espera aumentó a medida que el volumen anual de consultas en SE aumentó (33,8 minutos en los SE con menos de 20.000 visitas anuales, hasta 69,8 minutos en los SE con más 50.000 visitas anuales). Largos tiempos de espera se asociaron con los SE en zonas urbanas (62,4 minutos), en comparación con las áreas no urbanas (40,0 minutos).

CONCLUSION:

De acuerdo a diferentes datos internacionales el rango de tiempo de espera hasta que recibe atención un paciente en el servicio de emergencia varía entre 30 minutos a 1 hora. En Ecuador, es necesario establecer un sistema de registro adecuado que recoja la información a nivel local, para determinar los tiempos de espera en el contexto nacional; de esta manera podrán ser utilizados como parte de los indicadores para el mejoramiento del proceso de atención en salud.

More related