Terapia de sustitución enzimática en enfermedad de Gaucher
Enzyme replacement therapy in Gaucher disease

Año de publicación: 2016

CONTEXTO CLÍNICO:

La enfermedad de Gaucher (EG) es un trastorno metabólico hereditario, causada por deficiencia de la enzima glucocerebrosidasa que afecta la síntesis de glucolípidos celulares. Es una enfermedad huérfana con una frecuencia de 1/100.000 en población general, siendo más frecuente entre judíos de origen Askenazi (1/1.000).

Se clasifica en tres tipos:

Tipo 1 (no neuropática): el más frecuente con un 90-95% de casos que se diagnostican principalmente en edades pediátricas por las citopenias, organomegalias y compromiso óseo que desencadena; Tipo 2 (neuropática aguda): poco frecuente y de alta mortalidad por el compromiso neurológico severo que produce durante el primer año de vida; y, Tipo 3 (neuropática subaguda): a las manifestaciones clínicas del Tipo 1 se agrega un compromiso neurológico progresivo. El tratamiento se orienta a disminuir la sintomatología, prevenir complicaciones y optimizar el crecimiento en el caso de menores de edad. Para ello se dispone de la terapia de sustitución enzimática (TSE) y la terapia de reducción de sustratos (TRS) cuya elección está condicionada al tipo de enfermedad y estado clínico del paciente. En aquellos con EG Tipo 1 (EG1) ambas terapias pueden ser administradas y en la Tipo 3 (EG3) existe creciente evidencia a favor del uso de TSE. Se postula que el uso de la TSE podría ser más efectiva en el tratamiento de la EG1, así como también, en la EG3 que presenta manifestaciones no neurológicas clínicamente importantes de la enfermedad.

TECNOLOGÍA:

Dentro de las tecnologías disponibles para TSE se incluyen: imiglucerasa (Cerezyme®), velaglucerasa (Vpriv®), y taliglucerasa (Elelyso®). La imiglucerasa es una hidrolasa análoga de la enzima B-glucocerebrosidasa producida por ADN recombinante en cultivos celulares de hámster, velaglucerasa se produce por activación genética en una línea celular humana y taliglucerasa se produce por expresión de proteínas vegetales.

OBJETIVO:

Evaluar la evidencia disponible acerca de la eficacia, seguridad y aspectos relacionados a las políticas de cobertura de la terapia de sustitución enzimática para la enfermedad de Gaucher Tipo 1 y Tipo 3.

MÉTODOS:

Se realizó una búsqueda en las principales bases de datos bibliográficas (incluyendo Medline, Cochrane y CRD), en buscadores genéricos de Internet, agencias de evaluación de tecnologías sanitarias y financiadores de salud utilizando la siguiente estrategia: (Gaucher Disease[Mesh] OR Gaucher*[tiab] OR Glucocerebros*[tiab] OR Cerebroside Lipid*[tiab] OR Keratin Lip*[tiab]) AND (enzyme replacement therapy[mesh] OR enzyme replace*[tiab] OR glucosylceramidase replacement[tiab] OR imiglucerase[Supplementary Concept] OR cerezyme[tiab] OR Velaglucerase alfa, human[Supplementary Concept] OR vpriv[tiab] OR taliglucerase alfa[Supplementary Concept] OR elelyso[tiab] OR alglucerase[Supplementary Concept] OR ceredase[tiab]). Se priorizó la inclusión de revisiones sistemáticas (RS), ensayos clínicos controlados aleatorizados (ECAs), evaluaciones de tecnologías sanitarias y económicas, guías de práctica clínica (GPC) y políticas de cobertura (PC) de otros sistemas de salud, cuando estaban disponibles.

RESULTADOS:

Para el siguiente informe se incluyeron una RS, un estudio observacional, una evaluación económica, una evaluación de tecnologías sanitarias, dos GPC, dos consensos y cinco PC.

CONCLUSIONES:

Evidencia de baja calidad sugiere que la terapia de sustitución enzimática en enfermedad de Gaucher presenta resultados favorables en la mejoría de parámetros hematológicos y viscerales sobre todo a corto plazo. No se encontró evidencia de buena calidad que mostrara beneficios en mortalidad o calidad de vida. A pesar del alto costo y la escasa evidencia disponible, las guías de práctica clínica consultadas recomiendan terapia de sustitución enzimática en el tratamiento de enfermedad de Gaucher Tipo 1 y 3 en pacientes que cumplen ciertos criterios establecidos, no así en la Tipo 2 debido al mal pronóstico y la falta de evidencia de efectividad de los tratamientos. Asimismo, financiadores de salud estadounidenses y latinoamericanos la incluyen dentro de su cobertura cuando los pacientes cumplen con criterios establecidos.

Más Relacionados