Seguridad y eficacia de torasemida en el tratamiento de pacientes con diagnóstico de insuficiencia cardiaca congestiva

Año de publicación: 2016

INTRODUCCIÓN:

Antecedentes: El Instituto de Evaluación de Tecnologías en Salud e Investigación (IETSI) ha recibido la solicitud de evaluar el uso de la seguridad y eficacia de torasemida en el tratamiento de pacientes con diagnóstico de insuficiencia cardiaca congestiva dentro del sistema de EsSalud, indicación actualmente no contemplada en el petitorio de medicamentos.

Generalidades:

A pesar de los continuos avances en el tratamiento de los pacientes con insuficiencia cardiaca, también llamada insuficiencia cardiaca congestiva (ICC), en las últimas décadas, la casuística de ICC sigue siendo muy importante alrededor del mundo. Sólo en los Estados Unidos se estima que 5.1 millones de adultos padecen de ICC con 825,000 nuevos casos al año, estimándose que para el año 2030 se espera que la prevalencia aumente un 46%, resultando en más de 8 millones de adultos afectados.

Tecnología Sanitaria de Interés:

Torasemida: Torasemida (torasemide, torsemide) es un diurético de asa que actúa sobre la rama gruesa ascendente del asa de Henle promoviendo una rápida excreción de agua, sodio y cloruro. Como tal fue aprobado por la FDA en agosto de 1993 originalmente como un diurético para el manejo de edema secundario a insuficiencia cardiaca congestiva, insuficiencia renal o enfermedad hepática, así mismo, su uso está aprobado sólo o en combinación con otros agentes antihipertensivos para el manejo de hipertensión.

METODOLOGÍA:

El protocolo de esta revisión sistemática fue preparado y revisado con el equipo técnico de IETSI.

Las siguientes fuentes han sido revisadas y consultadas con la intención de buscar la mejor evidencia disponible que directamente responda a la pregunta PICO de esta evaluación:

Medline/Pubmed, Embase, Scopus, Web of Science, Cumulative Index to Nursing and Allied Health Literature (CINAHL), Cochrane Library, Translating Research into Practice (TRIP Database), Institute for Health Technology Assessment Ludwig Boltzmann Gelsellschaft (LBI-HTA) de Austria, American Heart Association (AHA) de los Estados Unidos, American Society of Cardiología (ASC) de los Estados Unidos, European Society of Cardiología (ESC) de Europa, National Guideline Clearinghouse (NCG) de los Estados Unidos, National Institute for Health and Care Excellence (NICE) del Reino Unido National Institute for Health Research (NIHR) del Reino Unido Canadian Agency for Drugs and Technologies in Health (CADTH) Scottish Medicines Consortium (SMC).

RESULTADOS:

Luego de revisar un total de 485 referencias resultados de nuestra búsqueda bibliográfica, logramos filtrar 98 referencias relevantes para nuestra pregunta PICO de interés (Tabla 1), de los cuales sólo nueve referencias fueron finalmente seleccionadas para nuestro análisis toda vez que constituían referencias que respondían a la pregunta PICO de interés de este dictamen, incluyendo tres guías de práctica clínica, dos meta-análisis, cuatro ensayos clínicos de fase III.

CONCLUSIONES:

A la fecha no se disponen de evidencias suficientes para recomendar torasemida en comparación con furosemida como una alternativa de tratamiento más eficaz, seguro y costo efectiva en el manejo de pacientes con ICC y clase funcional NYHA III o IV. La evidencia disponible sugiere que torasemida no ofrece mayores beneficios que furosemida en términos de sobrevida, disminución de la clase funcional NYHA, disminución de las tasas de re-hospitalizaciones, mejora de la calidad de vida o disminución de los eventos adversos. De manera aislada algunos estudios dan cuenta de que torasemida puede disminuir las tasas de re-hospitalización y mejorar algunos aspectos de calidad de vida, sin embargo esta evidencia no es consistente con la de otros estudios que no confirman estos hallazgos y lo que es más importante, en general este tipo de evidencias no es extrapolable a la población de interés de este dictamen toda vez que la gran mayoría de participantes por estos estudios fueron enrolados con una clase funcional NYHA II, los menos con una clase funcional NYHA III y sólo en raras ocasiones con una clase funcional NYHA IV. la fecha no se dispone de evidencias que soporten la hipótesis de que torasemida representa una alternativa de tratamiento más costo-efectiva que furosemida en el manejo de los pacientes con ICC. El Instituto de Evaluación de Tecnologías en Salud e Investigación — IETSI no aprueba el uso de torasemida como una alternativa a furosemida en el manejo de pacientes con ICC y clases funcionales NYHA III o IV.

Más Relacionados