Uso de favipiravir en COVID-19

Año de publicación: 2020

INTRODUCCIÓN Y JUSTIFICACIÓN:

El 31 de diciembre de 2019, la Oficina de la Organizacion Mundial de la Salud (OMS) en China fue informada de casos de neumonía de etiología desconocida detectada en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei de China. Desde el 31 de diciembre de 2019 hasta el 3 de enero de 2020, las autoridades de China notificaron a la OMS un total de 44 pacientes con neumonía de etiología desconocida1. Durante este período informado, el agente causal no fue identificado. El 9 de enero de 2020, las autoridades chinas identificaron como agente causante del brote un nuevo tipo de virus de la familia Coronaviridae, que fue denominado “nuevo coronavirus”, 2019- nCoV2. Posteriormente el virus ha sido denominado como SARS-CoV-2 (Severe Acute Respiratory Síndrome Coronavirus 2) y la enfermedad se denomina COVID-19 (Coronavirus Disease 2019)3. El 30 de enero la OMS declaróel brote de SARS-CoV-2 en China Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional3. La secuencia genética del virus fue compartida por las autoridades chinas el 12 de enero. El propósito de esta evaluación es analizar la eficacia y la seguridad de FAVIPIRAVIR en los pacientes adultos con COVID-19. La evaluación de la calidad de la evidencia se realizó según metodología GRADE (Grading of Recommendations, Assessment, Development and Evaluation) y luego se confeccionará un perfil de evidencia utilizando el software GRADEpro®.

DESCRIPCIÓN DE LA TECNOLOGÍA:

El FAVIPIRAVIR es un derivado de la pirazina carboxamida (6-fluoro-3-hidroxi-2-pirazinacarboxamida), un nuevo tipo de inhibidor de la ARN polimerasa dependiente de ARN19,20. Actúa como un profármaco, ejerciendo su amplia actividad antiviral principalmente a través de su metabolito activo, el T-705 ibofuranosiltrifosfato (T-705RTP), el fármaco activo se genera intracelularmente a través de la fosforilación de varias quinasas. El FAVIPIRAVIR es activo contra una amplia gama de virus de la gripe, incluidos A (H1N1) pdm09, A (H5N1) y el virus aviar A (H7N9).

METODOLOGÍA:

El objetivo del presente informe es evaluar la evidencia actualizada de la eficacia y la seguridad de la FAVIPIRAVIR en el tratamiento de pacientes adultos con infección por COVID-19.

RESULTADOS:

Los informes de evaluación de tecnología de salud, revisiones sistemáticas y meta-análisis se presentarán primero, seguidos por ensayos controlados aleatorios, no estudios aleatorizados y guías de prácticas clínicas basadas en evidencia. Ante la posibilidad de falta de información o resultado en punto final en alguno de los estudios secundarios analizados, se decidió ir a la fuente de los estudios primarios para recuperar dicha información. Se han recuperado tres ECA y 2 informes de Evaluación de Tecnologías Sanitarias26,27 que evalúan el favipiravir. Dos ECA fueron demasiado pequeños para medir los efectos sobre la mortalidad por todas las causas, ya que no se produjo ninguna muerte en cualquiera de los brazos del ensayo durante la duración de seguimiento relativamente corta.

CONCLUSIONES:

Se propone que favipiravir podría integrarse en un ARN viral naciente, o puede funcionar uniéndose a dominios de polimerasa conservados, evitando así la incorporación del nucleótido para replicar y transcribir ARN viral.Estudios in vitro indicarían que existe cierta plausibilidad biológica que apoya el uso de Favipiravir. La evidencia indirecta muestra que ha sido usado en el tratamiento de otras infecciones virales (Ebola, influenza) con resultados contradictorios. Para el tratamiento de la COVID-19 la evidencia disponible actualmente es insuficiente para recomendar o no su uso. Existen algunas consideraciones acerca de la dosis necesaria para alcanzar una biodisponibilidad adecuada y la misma no está apropiadamente definida para esta indicación específica. Su costo de fabricación bajo y la probabilidad de ser producido con cierta facilidad lo hacen una opción atractiva desde este punto de vista. Existen estudios en marcha que pueden modificar la evidencia actual.

Más Relacionados