Plasma convaleciente para el tratamiento de pacientes con COVID-19

Año de publicación: 2020

ANTECEDENTES:

Los coronavirus son una familia de virus causantes de enfermedades respiratorias, digestivas y del sistema nervioso en humanos y animales. A fines de 2019, se identificó en la provincia de Wuhan, China una cepa de coronavirus nunca antes encontrada en humanos, la cual recibió el nombre de SARS-CoV-2. La infección por SARS-CoV-2 se ha extendido a más de 212 países y fue declarada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud. En nuestro país, se ha reportado 220 749 casos y un total de 427 578 fallecidos. El uso de plasma convaleciente ha sido utilizado con éxito en el pasado para el control de enfermedades infecciosas, y su uso en pacientes con enfermedades infecciosas respiratorias como SARS e influenza severa, sugiere una reducción de mortalidad frente a placebo o ninguna terapia, siendo el efecto más pronunciado cuando se aplicó en forma precoz tras el inicio de síntomas.

OBJETIVO:

Describir la evidencia científica disponible sobre la eficacia y seguridad del uso de plasma convaleciente en pacientes con COVID-19.

MÉTODO:

Búsqueda electrónica de estudios publicados en idioma español o inglés en Medline (Pubmed), Biblioteca Cochrane, Google Scholar, base de datos de publicaciones sobre coronavirus de OMS y OPS, y medRxiv entre el 01 de diciembre de 2019 (mes donde se reportó los primeros casos de COVID-19 en China) hasta el 13 de junio de 2020. La calidad de los desenlaces fue evaluada mediante la metodología GRADE.

RESULTADOS:

Se identificó un ensayo clínico aleatorizado desarrollado en China y un estudio de cohortes con un grupo de control histórico emparejado mediante puntaje de propensión. Ambos estudios compararon desenlaces de eficacia y seguridad de la administración de plasma convaleciente, en comparación con tratamiento estándar en pacientes con diagnóstico confirmado de COVID-19 con cuadro clínico severo o condiciones que pusieran en riesgo su vida (ej. shock, falla multiorgánica o necesidad de ventilación mecánica). El ensayo clínico finalizó prematuramente por ausencia de casos debido a la contención de la pandemia en China, reclutando solo el 51.5% de la muestra prevista.

Mejoría clínica:

En comparación con terapia estándar, el tratamiento con plasma convaleciente redujo el tiempo hasta alcanzar mejoría clínica en pacientes con enfermedad severa (hazard ratio [HR]: 2,15; IC 95%: 1,07 a 4,32), sin diferencias en el grupo de pacientes con condiciones que pusieran en peligro la vida. No se observó diferencias en el porcentaje de pacientes que alcanzaron mejoría clínica a los 28 días para ninguno de los dos grupos.

Mortalidad:

Un ensayo clínico no observó diferencias significativas en el riesgo de muerte a los 28 días, entre pacientes tratados con plasma convaleciente o tratamiento estándar. Un estudio de cohortes observó una disminución del riesgo de muerte solo en pacientes no intubados tratados con plasma convaleciente (HR (log): -1,66; IC 95%: -3,0 a -0,06; p=0,015), sin diferencias en pacientes intubados.

Alta hospitalaria:

Un ensayo clínico no observó diferencias en el porcentaje de pacientes con alta hospitalaria a los 28 días entre los grupos tratados con plasma convaleciente o tratamiento estándar.

Tasa de conversión de PCR viral:

Un ensayo clínico observó que el plasma convaleciente incrementó significativamente la probabilidad de conversión negativa de PCR viral a las 72 horas, en comparación con un grupo control que recibió tratamiento estándar (OR: 11,39; IC 95%: 3,91 a 33,18).

Requerimiento de oxigeno:

Un estudio de cohortes observó que los pacientes tratados con plasma convaleciente tuvieron mayor probabilidad de disminuir la necesidad de requerimiento de oxígeno suplementario a los 14 días post-trasfusión, en comparación a un grupo control (OR: 0,86; IC 95%: 0,75 a 0,98).

Eventos adversos:

Solo un ensayo clínico reportó resultados sobre eventos adversos relacionados con la transfusión de plasma convaleciente. Dos pacientes (3.8%) presentaron este tipo de eventos, recuperándose completamente con medicación de soporte.

CONCLUSIONES:

El tratamiento con plasma convaleciente no incrementó el porcentaje de pacientes que alcanzaron mejoría clínica a los 28 días, en comparación con el tratamiento estándar. Sin embargo, en el subgrupo de pacientes menos graves, el tiempo para alcanzar mejoría clínica fue más corto. Asimismo, no se observó diferencias en la proporción de pacientes que lograron el alta hospitalaria a los 28 días. Los hallazgos de los estudios incluidos en la presente revisión, coinciden en no observar diferencias en la reducción de la mortalidad entre pacientes tratados con plasma convaleciente o tratamiento estándar. Sin embargo, un estudio observacional reportó una reducción significativa de la mortalidad en el subgrupo de pacientes no intubados (análisis no planificado). El uso de plasma convaleciente incrementó la proporción de pacientes con carga viral indetectable a las 72 horas y redujo la necesidad de oxígeno suplementario a los 14 días. Los eventos adversos relacionados con la transfusión de plasma convaleciente ocurrieron en un 3.8% de participantes (2/54) de un ensayo clínico, siendo estos eventos revertidos completamente mediante medicación. Los desenlaces evaluados fueron considerados como calidad de evidencia muy baja debido a presentar alto riesgo de sesgo, principalmente en relación a la falta de enmascaramiento, tamaño de muestra pequeño, tiempo de seguimiento corto, falta de potencia estadística para evaluar diferencias en algunos desenlaces, la heterogeneidad de las poblaciones de estudio, de la forma de administrar las intervenciones, y la probabilidad de factores de confusión residuales no debidamente ajustados.(AU)

Más Relacionados