Precisión diagnóstica de pruebas de detección de antígenos para SARS-CoV-2

Año de publicación: 2020

ANTECEDENTES:

Los coronavirus son una familia de virus causantes de enfermedades respiratorias, digestivas y del sistema nervioso en humanos y animales. En diciembre de 2019, se identificó en la provincia de Wuhan, China una cepa de coronavirus nunca antes encontrada en humanos, la cual recibió el nombre de SARSCoV-2. La infección por SARS-CoV-2 se ha extendido a más de 209 países y fue declarada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud. En nuestro país, se ha reportado 28 699 casos y un total de 782 fallecidos. La técnica molecular estándar para detectar SARS-CoV-2 es la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR). Sin embargo, se requieren pruebas rápidas que disminuyan el tiempo de espera entre la toma de muestras y la entrega de resultados, con la finalidad de descartar casos sospechosos, mejorar el pronóstico clínico y contener el contagio de la infección. Las pruebas basadas en la detección de antígenos permiten detectar microorganismos o fragmentos de los mismos en muestras clínicas, y pueden contribuir a mejorar la oportunidad del diagnóstico, en comparación con las pruebas de RT-PCR.

OBJETIVO:

Describir la evidencia científica disponible sobre la precisión diagnóstica de las pruebas rápidas de detección de antígenos para SARS-CoV-2.

MÉTODO:

Búsqueda sistemática en Medline (Pubmed), Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL), Medrxiv y Chinese Clinical Trial Registry (CCTR) de estudios en idioma español o inglés publicados entre el 01 de diciembre de 2019 y el 22 de abril de 2020, complementada con una búsqueda en Google Scholar. La calidad metodológica se evaluó usando el instrumento QUADAS 2.

RESULTADOS:

Los resultados de un estudio desarrollado en muestras clínicas de 239 pacientes sospechosos de COVID19 procedentes de siete hospitales en China mostraron una sensibilidad de 68%, y especificidad de 100% de una prueba de detección de la proteína de la nucleocápside (antígeno N) del SARS-CoV-2, en comparación con RT-PCR como estándar de referencia. La evaluación de calidad mostró una probabilidad alta de sesgo en las dimensiones de selección de individuos y prueba de referencia. En cuanto a la aplicabilidad de los resultados del estudio, existe una probabilidad incierta en la dimensión de selección de los pacientes.

CONCLUSIONES:

Comparado con la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RTPCR), la prueba de detección de antígenos mostró una sensibilidad de 68% y especificidad de 100% para el diagnóstico para SARS-CoV-2. Con una prevalencia de 87% (prevalencia de COVID-19 del estudio) y según la precisión diagnóstica reportada, la probabilidad de tener COVID-19 frente a un resultado negativo con la prueba de detección de antígenos es del 68%. Esta probabilidad se ve afectada por la prevalencia de la enfermedad, siendo menor cuando la prevalencia disminuye. La calidad de la evidencia para la precisión diagnóstica de las pruebas de detección de antígenos contra SARS-CoV-2 es muy baja, pues procede de un único estudio con alto riesgo de sesgo, imprecisión en sus resultados y aplicabilidad incierta.(AU)

Más Relacionados