Profilaxis de eventos tromboembólicos en pacientes con COVID-19

Año de publicación: 2020

CONTEXTO CLÍNICO:

La enfermedad por el Coronavirus 2019 (COVID–19, por su sigla en inglés Coronavirus Disease 2019) es una enfermedad respiratoria de humanos producida por un nuevo coronavirus identificado con la sigla SARS-CoV-2. El período de incubación de la infección es de 2 a 14 días. La mayor parte de los contagios se producen de persona a persona, siendo altamente transmisible. El cuadro clínico varía desde casos asintomáticos (80%) a cuadros febriles con tos y dificultad respiratoria, neumonía y distrés respiratorio. También puede acompañarse de alteraciones gastrointestinales. (Anexo II). El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaro la COVID-19 como una pandemia. Desde ese momento hasta 17 mayo 2020 su circulación se ha reportado en 213 países reportándose más de 4.731.987 casos y la muerte 315.496 personas.

TECNOLOGÍA:

Las heparinas son sustancias anticoagulantes inyectables. Cabe distinguir entre la heparina estándar o heparina no fraccionada (HNF) y las heparinas de bajo peso molecular (HBPM). La actividad antitrombótica y anticoagulante de la HNF está relacionada con la capacidad de inhibir el factor Xa y el factor IIA, respectivamente. Las HBPM tienen menor actividad inhibitoria de la trombina o factor IIa, pero mantienen igual potencia respecto al factor Xa por lo que es de esperar que presenten menor riesgo de hemorragia pero igual actividad antitrombótica. Las ventajas del uso HBPM es que no requieren de controles.

OBJETIVO:

El objetivo del presente informe es evaluar la evidencia disponible acerca de la eficacia, seguridad y aspectos relacionados a profilaxis y tratamiento de eventos tromboembólicos en pacientes con COVID 19.

MÉTODOS:

Se realizó una búsqueda en las principales bases de datos bibliográficas, en buscadores genéricos de internet, y financiadores de salud. Se priorizó la inclusión de revisiones sistemáticas (RS), ensayos clínicos controlados aleatorizados (ECAs), evaluaciones de tecnologías sanitarias (ETS), evaluaciones económicas, guías de práctica clínica (GPC) y recomendaciones de diferentes organizaciones de salud.

RESULTADOS:

No se encontraron ECAs que evalúen el uso de HBPM (diferentes dosis incluyendo dosis estándares) versus no usarlo en pacientes con COVID-19 para la prevención y/o tratamiento de eventos trombóticos. Se incluyeron dos revisiones narrativas, una serie de casos prospectiva y seis recomendaciones de sociedades científicas. Se encontraron 18 estudios registrados sobre el uso de heparina en pacientes COVID-19 positivos (estudios observacionales para evaluar tasas de episodios trombóticos, estudios que comparan heparina no fraccionada vs HBPM en pacientes con coagulopatías o para profilaxis , comparación de diferentes dosis de HBPM vs dosis estándares , comparación de 40 mg de enoxaparina vs 120 mg, heparina no fracciona vs tinzaparin, comparación de profilaxis con dosis a rangos de anticoagulación).

CONCLUSIONES:

No se encontró evidencia directa que evalúe diferentes dosis de heparina de bajo peso molecular (incluyendo las dosis estándares) en pacientes con COVID-19 para la prevención o tratamiento de eventos trombóticos. Sin embargo, dada la evidencia que muestra que los pacientes con COVID-19 moderado a severo hospitalizados presentan un riesgo elevado de trastornos de coagulación, y que el pronóstico de las mismas podría ser mejor si se indica la profilaxis; la mayoría de las recomendaciones internacionales y nacionales la indican. Las distintas asociaciones de hematología internacionales, de cardiología estadounidenses publicadas en marzo 2020, y el Instituto Nacional de la Salud de EE.UU., ante la incertidumbre sobre las dosis de anticoagulantes, recomiendan el testeo de marcadores de la coagulación en todo paciente COVID-19 positivo hospitalizado y la administración de profilaxis con heparina de bajo peso molecular a dosis estándares. Se indicaría esta profilaxis en todo paciente hospitalizado, independientemente del diagnóstico. El uso de dosis mayores para la prevención eventos trombóticos debe ser solo usada en el contexto de ensayos clínicos de investigación y no de forma rutinaria. Es importante tener en cuenta que se encuentran en curso más de 18 ensayos clínicos sobre el uso de diferentes dosis y tipos de heparina para la prevención de eventos trombóticos que podrían cambiar estas recomendaciones.

Más Relacionados