Recomendaciones clínicas para la prevención y manejo de problemas de salud mental en población en aislamiento por COVID-19

Año de publicación: 2020

GENERALIDADES:

Objetivo y población de las recomendaciones clínica: Objetivos de las recomendaciones clínicas: Brindar recomendaciones clínicas para la prevención y manejo de problemas de salud mental en población en aislamiento por COVID-19.

Población a la cual se aplicarán recomendaciones clínicas:

o Adultos, adultos mayores y niños en aislamiento por COVID-19.

Usuarios y ámbito de las recomendaciones clínicas:

Usuarios de las recomendaciones clínicas: Estas recomendaciones están dirigidas a gerentes o directores de los establecimiento de salud, líderes de equipo de trabajo de salud y profesionales de salud mental, para prevenir y manejar los problemas de salud mental en población en aislamiento por COVID-19.

Ámbito de las recomendaciones clínicas:

El presente documento es de aplicación en todas las IPRESS del Seguro de SaludESSALUD del ámbito nacional.

MÉTODOS:

Búsqueda y selección de protocolos, guías de práctica clínica y documentos técnicos prévios. Formulación de las recomendaciones clínica.

DESARROLLO DE LAS RECOMENDACIONES CLÍNICAS:

Uno de los primeros reportes en China, enfatizó la necesidad de abordar los problemas de salud mental especialmente en adultos mayores. Así Yang et al.(2), el 18 de febrero del 2020, reportó el informe: “Servicios de salud mental para adultos mayores en China durante el brote de COVID-19”. En dicho reporte, se considera que las muertes causadas por COVID-19 se producen con mayor frecuencia en adultos mayores. En el 2017, en China, la población de adultos mayores(> 60 años) era de 241 millones de adultos mayores lo que representa el 17.3% de la población total para ese país, de los cuales alrededor de la mitad eran ancianos con poco apoyo social. Los problemas de salud mental son comunes en los adultos mayores chinos (es decir > 60 años), con una prevalencia de síntomas depresivos del 23,6% en esta población. La rápida transmisión del SARS-CoV-2 y la alta tasa de mortalidad podrían exacerbar el riesgo de problemas de salud mental y empeorar los síntomas psiquiátricos existentes, deteriorando aún más su funcionamiento diario y la cognición. Además se considera que los adultos mayores tienen acceso limitado a servicios de internet y teléfonos inteligentes, y como tal solo una pequeña fracción de los adultos mayores puede beneficiarse del uso de estas tecnologías para su valoración psicológica o psiquiátrica. El reporte concluyó que los responsables de las políticas de salud deberían colaborar para resolver esta barrera a fin de proporcionar servicios psicológicos de alta calidad y oportunos a los adultos mayores que viven en la comunidad.

Más Relacionados