Brentuximab vedotina para el tratamiento del Linfoma de Hodgkin recaído o refractario
Brentuximab vedotin for relapsed or refractory Hodgkin’s lymphoma

Publication year: 2015

CONTEXTO CLÍNICO:

El Linfoma Hodgkin (LH) es una neoplasia monoclonal de linfocitos B. Su incidencia a nivel mundial es de 2,3/100.000 casos por año en países desarrollados y de 0,8/100.000 en aquellos en vías de desarrollo.1 En argentina la incidencia aproximada es de 540 casos, siendo la prevalencia calculada 5,7/100.000. La mayoría de los casos ocurren en pacientes jóvenes con un pico de incidencia entre los 20 y 40 años y otro a edades más avanzadas (55-65 años). La clasificación de la Organización Mundial de la Salud divide al LH en LH Clásico (LHC) y LH Nodular a Predominio Linfocitario (LHNPL). El 95% de los casos corresponden al LHC y sólo el 5% al LHNPL.3,4 Suele presentarse con una adenopatía indolora, generalmente localizada en la región cervical, y el diagnóstico se realiza con la biopsia y mediante inmunohistoquímica se realiza el diagnóstico diferencial entre LHC y LHNPL. El tratamiento inicial suele ser quimioterapia, sola o asociada a radioterapia, logrando en 80-90% de los casos una alta tasa de remisión completa (RC). El 5 a 10% de los pacientes progresan durante el tratamiento de inducción o recaen dentro de los 90 días luego de completada la primera línea de tratamiento, mientras que el 3 al 10% recaerán luego de alcanzar la primera RC. A los pacientes con mala respuesta o recaída se los trata con poliquimioterapia. En caso de respuesta, se administra quimioterapia a altas dosis seguida de trasplante de células madres (ASCT, de su siglas en inglés autologous stem cell transplantation) alcanzando una RC del 50%. Este esquema es considerado el tratamiento de estándar, reportándose a cinco años un periodo libre de progresión (PLP) y una sobrevida global (SG) de 31 y 43%. Existen escasas alternativas de tratamiento para los pacientes que recaen post ASCT quienes tras la siguiente línea de quimioterapia alcanzan un PLP promedio de 3,8 meses y una mediana de SG de 27 meses. Actualmente no existe tratamiento estándar que haya demostrado mejor tasa de respuestas. Se postula el uso de brentuximab vedotina (BV) para el tratamiento en pacientes con LH refractario o recidivante.

TECNOLOGÍA:

El BV es un anticuerpo monoclonal dirigido contra el receptor CD30.5 El esquema recomendado es de 1,8 mg/kg de peso cada 21 días por vía endovenosa. El tratamiento debe interrumpirse si existe evidencia de progresión de la enfermedad o toxicidad inaceptable.

OBJETIVO:

Evaluar la evidencia disponible acerca de la eficacia, seguridad y aspectos relacionados a las políticas de cobertura del uso brentuximab vedotina para el tratamiento del Linfoma de Hodgkin recaído o refractario.

MÉTODOS:

Se realizó una búsqueda en las principales bases de datos bibliográficas (incluyendo Medline, Cochrane y CRD), en buscadores genéricos de Internet, agencias de evaluación de tecnologías sanitarias y financiadores de salud utilizando la siguiente estrategia: (cAC10-vcMMAE [Supplementary Concept] OR brentuximab[tiab] OR SGN-35[tiab] OR Adcetris[tiab] OR cAC10*[tiab]) AND (Hodgkin Disease[Mesh] OR HodgkinLymphoma [tiab] OR Hodgkin's Lymphoma[tiab] OR Hodgkin Granuloma[tiab] OR Hodgkin's Disease[tiab] OR Hodgkins Lymphoma[tiab] OR Malignant Lymphogranuloma*[tiab]). Se priorizó la inclusión de revisiones sistemáticas (RS), ensayos clínicos controlados aleatorizados (ECAs), evaluaciones de tecnologías sanitarias (ETS) y económicas, guías de práctica clínica y políticas de cobertura de otros sistemas de salud cuando estaban disponibles.

RESULTADOS:

Para el siguiente informe se incluyeron un ECA, una serie de casos, tres documentos de ETS, cinco guías de práctica clínica y nueve políticas de cobertura.

CONCLUSIONES:

La evidencia encontrada que respalda el uso de brentuximab vedotina en pacientes con linfoma de Hodgkin como consolidación luego del trasplante de células madres es escasa y de moderada calidad. La falta de mejoría en la sobrevida global limita su recomendación, siendo aún no recomendado como estándar de tratamiento o financiado bajo esta indicación. La evidencia encontrada que respalda su uso en pacientes recaídos o refractarios al trasplante de células madres es escasa y de baja calidad. Si bien su uso ha demostrado una alta tasa de respuestas logrando en algunos casos respuestas prolongadas, la falta de estudios comparativos y su impacto en sobrevida es la principal limitación. Ante las limitadas opciones terapéuticas y el mal pronóstico de estos pacientes la mayoría de las sociedades internacionales y financiadores de salud lo consideran una alternativa válida.